miércoles, 3 de diciembre de 2008

El romanticismo material

2008. Internet. Gratis. Digital.

Como slogan de proveedor de internet, así nomás esta la cosa. En una época donde ya todo está permitido, nada está mal, si no que 'es diferente', superficial, rápido, cómodo y de mentira, habemos algunos que aún preferimos los antigüos formatos musicales (en algunos momentos). Todo ésto va a la última encuesta publicada por Rockaxis donde en base a un estudio se habla que las ventas digitales de la música ya supera a los 'old-school' CD's, y por que no decirlo, formatos como revistas y diarios son los próximos en caer. A mi parecer, está bien que se entreguen nuevas alternativas para todo orden de cosas y no quedarse con lo que está establecido; aún así, encuentro que hay cosas que debieran mejorar, pero no desaparecer. Específicamente hablo de los formatos musicales.


Si bien el MP3 en una herramienta de compresión musical que a éstas alturas reina el mundo de la música, no creo que éste debiera ser el nuevo standar de sonido a nivel de industria, matando el querido compac, artefacto que nos liga de manera casi sentimental a la música. Un formato donde no compras LA canción de moda, si no que al artista y todo su trabajo, sus letras, su arte del disco, y un sin fin de experiencias que fueron superadas por éste 'nuevo' formato de entrega musical, que nos otroga la gratuidad, rapidez y facil utilidad. Está bien eso de modernizarse, pero creo que el CD como industria no debería desaparecer, quiza si evolucionar, pero no dejar de existir, ya que es éste en muchos casos lo único que nos une con un grupo o solista (claramente eso además de la experiencia en vivo que sucede una vez cada 10 años). Y no sólo lo pienso para CD, si no que en el caso de revistas y diarios... ¿Que pasó con esa imagen de nuestros abuelos leyendo el diario en sus sillones? ¿Será cambiada quizá por la nuestra en 30 años soñando las noticias gracias a un chip insertado en nuestras cabezas? Sin duda que eso le quita todo lo romantico a cualquier tipo de consumo.
Publicar un comentario