sábado, 26 de junio de 2010

¿CAMPEONES de qué?

La Plaza Baquedano es una plaza de forma ovalada ubicada en el centro de la ciudad de Santiago de Chile, en el límite de las comunas de Santiago Centro por el poniente, Recoleta por el nor-poniente y Providencia por el oriente. Es un punto de convergencia vial, ferroviaria y de manifestación social, y simboliza el límite entre el Santiago adinerado hacia el oriente y el de la clase obrera hacia el poniente. Se le conoce popularmente como Plaza Italia, nombre de una plaza aledaña (Fuente: Wikipedia)

¿Y para qué ésta introducción? Lógico, para que los extranjeros que leen éste blog sepan de qué estamos hablando (¿Extranjeros es la gente fuera de mi casa, cierto?), bueno como sea.
El punto es que creo que a nadie le sorprende que el denominado por Wikipedia 'centro de manifestación social' sea también el 'centro de manifestación delincuencial' (¿existe esa palabra?). La verdad que lo de ayer, la vergüenza que mostramos al mundo con nuestra celebración del paso de Chile a octavos de final de la 'Vuvuzela World Cup' no es más que un reflejo de que el dinero no logra clase en ningún sentido. Voy a que Chile en los últimos años se ha afirmado en el continente como uno de los países con mayor y mejor sustento económico, convirtiéndose en un socio confiable para los gringos, europeos y el restos de los amiguitos del mundo; sin embargo, seguimos siendo unos sudacas en cuanto a mentalidad se refiere. ¿Cómo es posible que rindamos homenaje a 23 luchadores que se están partiendo el lomo por los 16.000.000 que estamos acá y los muy imbéciles destruyan todo lo que esté a su paso, le roben a los verdaderos hinchas o hagan idioteces arriba del carro de los carabineros? Creo que no estamos listos para ganar nada aún, imagínese que si así celebramos el paso de ronda en un mundial ¿Se imagina saliéramos campeones? ¡Chile, que con suerte cabe en el mapa, desaparece! Que pena que no tengamos 'cultura de ganar', ya que es esa misma falta de cultura la que nos hace no tener mentalidad para destacarnos en nada, ni mucho menos para celebrar un triunfo por muy mínimo que éste sea.
Creo que Chile no ha avanzado mucho en los últimos 200 años, que es un tema tan de moda, y que el roto chileno está más vigente que nunca. La diferencia es hoy somos un roto con plata.


*Nota: Obviamente no cabemos todos en el mismo saco, por lo que si usted se siente aludido, preocúpese.

Publicar un comentario