miércoles, 12 de mayo de 2010

Como ser en una EMPRESA

Primero que todo: No he escrito nada por que se me había olvidado esto del blog en mi vida tan ocupada (yeah, right). El asunto es que hoy revisando mis Feeds (insisto, aprendan a usarlos, son una maravilla) me llamó la atención un post de @zappingdigital sobre Peter Madden, fundador y presidente de AgileCat acerca de sus 10 años como ‘el bakan’ de la agencia. Lo bonito y lo importante de esto es que no sólo se aplica a una agencia de publicidad, si no que a cualquier negocio, asi que léanlo, por que está bien bueno (con intro y todo):

'Las estadísticas sugieren que sólo un 5% de los negocios consiguen pasar los 10 años. Este año, mi agencia, AgileCat, ha cruzado ese umbral (aplausos de cortesía, como en el golf, por favor). Más recientemente, su servidor ha llegado a los 40 (increíble con este pelo, ¿no?). Por lo que pensé porqué no compartir lo que yo llamo “Las 20 lecciones de Madden para los dueños de pequeñas agencias”, siéntase libre de incluir las suyas'

1. Descubrir en qué eres bueno y hacerlo todo el tiempo. También debes darte cuenta en lo que apestas y dejar de hacerlo por completo (y poner a la persona correcta en el lugar para hacerlo).
2. Si quieres dar en el clavo, deja de gritar (otra opción es seguir gritando y lucir ridículo)
3. Trabaja tan duro en las presentaciones que haces para tu equipo, como lo haces para tus clientes y prospectos.
4. Dile a tus clientes cuando arruinaste todo y cómo algo podría haberse hecho mejor. Ellos ya saben que metiste la pata pero quieren oírlo de ti.

5. Confía en tus instintos. Puedes entrevistar un postulante para un cargo o a un posible cliente 10 veces, ellos pueden decir y hacer todo bien, pero si tu agudo sexto sentido siente un hormigueo, es señal de que algo anda mal.
6. Lee el libro de Keith Ferrazzi “Nunca comas solo” (Never Eat Alone) y deja de entregar tarjetas de visita como si fueras un croupier de Las Vegas.
7. Uno de cada 10 consultores te será de gran ayuda. Encontrarlo es lo difícil. El correcto probablemente te haga todas esas preguntas que odias.
8. Colabora prestando tus servicios a organizaciones que están tratando de hacer el mundo un mejor lugar. Recibirás más que ellas.
9. No te obsesiones con las finanzas (puedo oír los lamentos de un millón de graduados de Wharton). Te perderás en ellas y olvidarás para diablos creaste tu agencia.
10. ¿Estás completamente enloquecido, nervioso, preocupado, perdiendo el sueño por algo relacionado con tu negocio? Bienvenido, estás vivo. Ahora relájate, sigue adelante .Mejora tus habilidades y destrezas. Continúa.
11. Llama al director de una de las agencias con las que compites e invítalo a tomar una cerveza: a) Vas a disfrutar la conversación con esa persona y aprenderás mucho, o b) lo odiarás, por lo que disfrutarás aplastándolo en la derrota.
12. Respecto al punto 11, el 99% de las veces será la alternativa “a”. Hablarán sobre sus familias más que de trabajo, y se convertirá en algo regular.
13. No le estás dando las gracias a las personas que trabajan para ti. No lo suficiente.
14. ¿Alguien que trabaja para ti está en desacuerdo con una decisión que quieras tomar? Bien. Mantenlo tan cerca como sea posible.
15. Las convocatorias (solicitud de propuestas) son una completa pérdida de tiempo. Pero es divertido asistir.
16. Organiza fiestas en tu oficina, por cualquier razón y sin importar que tan humilde o grande sea el espacio. Es sólo cuestión de tener buena música, pensar en la gente que está en la habitación, y no de quedarse sin alcohol o hielo.
17. Apaga tu maldito BlackBerry / IPhone cuando estás en reunión conmigo.
18. Una llamada personal de 5 minutos es igual a 12 e-mails impersonales de ida y vuelta. Te servirá también para conocer mejor a tu gente.
19. Llama a la gente de negocios que más respetas en tu comunidad, invítalos a cenar y busca sus consejos. A veces, mientras más grande sea el individuo, más generoso es con su tiempo y sus consejos. Un buen mentor equivale a 100 consultores.
20. Escriba notas personales agradeciendo a la gente con la que te has reunido y los que están en tu vida. Además de la muerte y los impuestos, la única cosa segura en la vida es que, sin importar quien seas, es emocionante recibir una nota escrita a mano.

Publicar un comentario