lunes, 31 de mayo de 2010

ESCUCHE lo que tengo que decir

¡Inspiración! ¡Sí, al fin! Bueno, no voy a escribir una novela ni nada por el estilo, así que tanta inspiración no es tampoco. Resulta que como buen día lunes (¿notaron la ironía?), estaba leyendo noticias, copuchas and all that kind of sh*t, y me encontré con un artículo bastante peculiar en el blog que un amigo creo que administra o está bien metido (@RodAlcayaga - El Cabaret, Sip, con link y todo). El post apunta a hacer una especie de análisis sobre el futuro de la publicidad mundial, y sobre los medios/soportes de información/entretenimiento (sip, mucho '/'). Está bien bueno, así que lo recomiendo (no faltará el baboso que diga 'y donde lo leo, si éste idiota no puso el link?'; Le infomo que la palabra POST está linkeada, señor tecnología) El tema es que, como lo comenté ahí mismo, y que fue el pensamiendo que gatilló mi tema de hoy:

Supongamos que estamos en todos lados, todos nos están poniendo 5 segundos de atención y que de verdad nos quieren escuchar... ¿Tenemos un mensaje potente que transmitir? No lo sé. Por mi parte, me da la impresión que las marcas en éste momento son como un niño chico al que le regalaron una espada de escarcha (si, otra vez el carnet al suelo): Están embobados con los colores y el agua de la espada, pero no se dan cuenta que pueden jugar con sus amigos a defender un castillo, luchas de caballeros o hacer malabarismos. ¿Me explico? Están todos tan metidos con el cuento que Youtube los deja subir sus spots, que Facebook les deja tener 500.000 fans, que en Twitter pueden postear cosas y la gente opinar al respecto o meterse en medios nuevos como tablets, teléfonos, TV Digital... pero ¿Postean de vuelta? ¿Se preocupan por los fans? ¿Leen las opiniones del video? Lo dudo. Es hora que las marcas dejen de darle circo a la gente, por que, sí (como afirmación), la masa es completamente idiota, pero el individuo (y lo nombro así, por que es de ésta forma como se consume la publicidad hoy en día - Individualmente -) es brillante, y sabe perfectamente lo que quiere, cómo lo quiere y cuando lo quiere. Ojo con lo que voy a hacer, auto-citarme, por que creo que la analogía que hice en twitter pega muchísimo:

¿Que sacamos con gritar con un megáfono, si lo que vamos a hablar son puras tonteras?
Conversar de a uno es una lata. Pruebenlo de a 2 y se darán cuenta que es MUCHO más entretenido.

Publicar un comentario