domingo, 18 de abril de 2010

¿Para que FALLAR?

Partamos por lo primero. Me gusta el fútbol y no creo saber más que el promedio: Sé que es un deporte en el que 22 jugadores divididos en 2 equipos de 11 personas cada uno corren detrás de un balón de caucho, teniendo como objetivo introducir dicho objeto entre 3 tubos metálicos (2 puestos perpendicularmente de manera vertical y uno que los une en la parte superior de manera horizontal) cerrados por una maya, en un tiempo total de 90 minutos y que para dicho objetivo se plantean distintas formaciones y estrategias. El tema en cuestión es ¿Qué te hace ser de uno u otro equipo? ¿Qué es lo que hace que un día sea de la U. Católica y no sea de Colo-Colo al día siguiente? No es una pregunta tan idiota (según yo), ya que, si lo pensamos fríamente, a uno le gustan las cosas buenas y a todos nos gusta ganar ¿cierto?, por lo tanto, la lógica indica que siempre deberíamos estar de parte del ganador, como en las películas: A nadie (bueno, casi) le gusta el villano, siempre apostamos por el héroe. Entonces más fuerte pregunto: ¿Por qué hay quienes son de Huachipato, U. Española, U. de Chile ó Cobresal? Está claro que ninguno de los equipos tiene un 100% de rendimiento en ningún campeonato, que hay unos que salen campeón más a menudo que otros pero ¿Por qué seguimos a los perdedores y odiamos a los que ganan, sin siquiera conocerlos? La respuesta es simple: PASIÓN y COMPROMISO. Sólo nos gusta perder por que sabemos que al ganar, es lo más dulce que existe. Nos gusta perder por que al invertir dicha condición es como si, por un segundo, tocáramos el cielo, lo abrazáramos y nos quedáramos sentados viendo como allá abajo el oponente nos mira con envidia de lo que hemos logrado. Nos gusta perder simplemente por el hecho que cuando somos derrotados, lo único que queda por delante es vencerlos a todos, a como dé lugar y saborear lo que en Chile la selección nos está dando (Ojo, sin ser exitistas) CONSISTENCIA. Somos un país que sabe de derrotas, y que muy pocas veces sabemos de victorias, y creo que eso es lo que nos hace creer en la ‘La Roja’ y sentirla tan dentro nuestro, por que cuando nos toque vencer, sea en Sudáfrica, Brasil o donde haya que hacerlo, sabremos por un momento que una historia de fracasos se escribió para tener un final de triunfo.

Publicar un comentario